Blogia
Voces del Misterio

"Nazis en Sevilla" en Cambio16

Por Juan-Carlos Arias / Cambio16
  Absalon - Nazis Sevilla

Expertos y estadísticas coinciden que la guerra civil española es el hecho histórico que más libros generó en el mundo. Tan fecundo árbol renueva sabia con la memoria histórica. Su rama nazi es un filón editorial que no para de publicar novedades. No importa el guión: colaboracionismo del general Franco, red Odessa, tesoros perdidos, espías ubicuos…

Una playa en Zahara (Cádiz), llamada ‘de los alemanes’, titula dos novelas de Javier CompásEduardo Jordá, amén de ensayos, artículos y trabajos centrados en una cala donde repostaban submarinos nazis y vivían herméticos germanos. Un nuevo título residencia a los nazis en la capital andaluza. Nazis en Sevilla (Absalón) tiene excelente portada, espléndida paginación e ilustraciones y numerosos duendes de imprenta. Su autor, José Manuel García Bautista, es un informático entregado a lo paranormal. Ya publicó en diferentes sellos Lágrimas del tiempoCórdoba y Andalucía misteriosaPsicofonías, Recuerdos y Guía Secreta de Sevilla. Tan recomendable obra alberga prólogos de José Luis Tajada y Rafael Sierra indicando que nace de un viaje del autor al Berlín del siglo XXI. Seguidamente, el autor retrata documentadamente en el marco del soñado III Reich las relaciones hispano-nazis para localizarlos en la capital de la Giralda, las redes de espionaje que tejieron al sur español, la experimentación médica y el peligroso fenómeno neonazi. La gloria de Adolf Hitler no fue azarosa ni efímera. Paseó a sus tropas por el Benelux, Escandinavia y Francia tras anexionarse Austria. Cuando atacó Polonia y concentró a gitanos, judíos, homosexuales y opositoras tras hacer desaparecer a discapacitados se enfrentó al mundo. La Segunda Guerra Mundial comenzó. La Sevilla de Queipo de Llano no estuvo huérfana de vencedores sin escrúpulos. La cruzada fue posible por el apoyo nazi-fascista. El libro de García Bautista retrata en parte esa ciudad adonde llegaron los nazis como héroes. No cita que al aeródromo de Tablada (San Pablo entonces era un cortijo donde sólo aterrizaban zeppelines), durante el verano 1936, llegaron los primeros Junkers de la incipiente Legión Cóndor. Juan Eslava lo novela en su laureada novela Señorita, cuya trama incluye amoríos imposibles entre un piloto de la Luftwaffe y la esplendorosa hija de un obrero salpicado por la sangría de Queipo. Agentes del Abwher (inteligencia nazi, 1924-1944) que se alojaban en el desaparecido Hotel Venecia se trasladaron al Majestic (hoy Gran Meliá Colón) donde alquilaron dos plantas. Durante la Segunda Guerra Mundial planearon sabotajes, espiaron urbi et orbi con la complicidad del régimen y fueron hábilmente engañados por agentes norteamericanos y británicos (OSS y MI5). Recordemos la operación Carne picada, que basculó con el cadáver del mendigo disfrazado de almirante con planes ficticios de desembarco aliado, o el doble del general Montgomery que pasearon por Gibraltar. Nazis en Sevilla refleja el poder de los aliados del nuevo régimen que sustituyó la legalidad republicana en una España oficialmente neutral. Sus fiestas, influencia y operaciones encubiertas en una ciudad pobre llena de oportunistas y pícaros son imaginables tras leer el libro de García Bautista. La capital del siglo XXI sigue igual, vía ERE que erre, enchufándose en la Junta sin opositar, con una Semana Santa y Feria de nota. Olé. El glamour del almirante Wilhem Cannaris (jefe del Abwher) paseando por los salones del Colón, hotel de toreros, perseguido por Ernest Hemingway (el Nobel también fue agente de OSS) para alguna entrevista en la que se sacara la reconquista de Gibraltar fue real. Cuando nadie conoce a nadie, conviene recordar lo que pasó de verdad. Aunque nos repugne la obra de los nazis. El libro de García Bautista lo deja claro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres