Blogia
Voces del Misterio

Entrevista a Javier Sierra en la Feria del Libro de Málaga

 
Fuente: Diario "La Opinión"/PEPA LÓPEZ. MÁLAGA

 

­Javier Sierra hizo ayer un viaje a los orígenes de su carrera en su encuentro con la Feria del Libro de Málaga. Muchos años dedicados a la investigación y la narración de todos aquellos acontecimientos que a todos nos provocan, al menos, curiosidad.

¿Qué es lo que más le atrae del misterio?
Toda la vida que hay detrás. Poca gente se para a pensar en lo importante que es el misterio en sus vidas para mantener la ilusión y para sentirse vivo. El misterio no es sólo un lugar donde hay una leyenda relacionada con un fantasma, sino que forma parte de nuestra vida cotidiana. Uno de los misterios fundamentales es la propia vida, la llegada de un bebé, la muerte... Ese tipo de cosas que las tenemos muy presentes y muy cercanas. Además, es el motor de nuestra evolución: las ganas de desafiar los misterios que nos rodean en todos los ámbitos son lo que nos ha hecho evolucionar como especie. Así que, ¡Viva el misterio!

Egipto, Napoleón... Es usted también tan amante de la Historia como del misterio.
Soy un fiel seguidor de la Historia, sí, sobre todo de la Historia de Egipto. Ha sido un gran punto de referencia para mis investigaciones. Egipto es la madre de todos los misterios, incluyendo la madre de la fe cristiana.

¿Cuánto hay de ficción y de realidad en sus libros?
Al final de todas mis obras lo cuento, siempre aclaro qué parte de la novela me he inventado y qué parte es real aportando las fuentes en las que me he basado. Podríamos decir que en las novelas que he publicado hay hasta el momento un 80% de hechos reales y un 20 % de libertad creativa.

En sus investigaciones ¿ha sentido alguna vez miedo de lo que ha descubierto?
Nunca, el miedo es sinónimo de ignorancia. Cuanto más sabes menos miedo tienes, así que cuando algo me ha dado algún resquemor más necesidad he tenido de estudiarlo más. El antídoto del miedo es el estudio.

¿Cuáles son los casos que le quedan pendientes?
Muchos. Hay varios personajes que me han atraído en estos últimos años, la mayoría relacionados con la alquimia y el camino de Santiago; entre ellos, Niclos Flamel, Fulcanelli, un autor de varios libros de misterio en los años veinte, y hasta el propio Isaac Newton, que era un apasionado de las ciencias ocultas.


Su popularidad como especialista en temas paranormales, ¿le ha ayudado en su carrera como escritor?
A veces me entorpece, pierdes la discreción cuando estás investigando, aunque también tiene su lado bueno, ya que recibes muchas ayudas de la gente.

¿Cómo compagina su trabajo en las revistas y sus colaboraciones en los medios con su faceta de escritor?
La verdad es que es muy fácil. A mí me gusta contar historias, las cuento en clave de novela o en clave periodística; son historias al fin y al cabo, no son actividades tan alejadas las unas de las otras. Distinto sería si tuviera que ser entrenador del Málaga y a la vez escritor de novelas de misterio, eso sí sería chocante. Pero estar en el mundo de la comunicación y en el mundo de la literatura es totalmente compatible; es más, yo diría que es casi una necesidad.

¿Cuales son sus proyectos?
A finales de este año publico un libro del cual no le puedo adelantar nada. Además, estoy trabajando en otra obra que se titulara Los viajes del alma, un trabajo sobre gente que ha vivido en todas las épocas de nuestra historia y que han tenido experiencias de salirse fuera del cuerpo extracorporales; son personajes que pertenecen a todos los ámbitos y estatus sociales, así que podemos encontrar desde Reyes y Papas a gente a pie de calle.

 

 

 

 

­Javier Sierra hizo ayer un viaje a los orígenes de su carrera en su encuentro con la Feria del Libro de Málaga. Muchos años dedicados a la investigación y la narración de todos aquellos acontecimientos que a todos nos provocan, al menos, curiosidad.

¿Qué es lo que más le atrae del misterio?
Toda la vida que hay detrás. Poca gente se para a pensar en lo importante que es el misterio en sus vidas para mantener la ilusión y para sentirse vivo. El misterio no es sólo un lugar donde hay una leyenda relacionada con un fantasma, sino que forma parte de nuestra vida cotidiana. Uno de los misterios fundamentales es la propia vida, la llegada de un bebé, la muerte... Ese tipo de cosas que las tenemos muy presentes y muy cercanas. Además, es el motor de nuestra evolución: las ganas de desafiar los misterios que nos rodean en todos los ámbitos son lo que nos ha hecho evolucionar como especie. Así que, ¡Viva el misterio!

Egipto, Napoleón... Es usted también tan amante de la Historia como del misterio.
Soy un fiel seguidor de la Historia, sí, sobre todo de la Historia de Egipto. Ha sido un gran punto de referencia para mis investigaciones. Egipto es la madre de todos los misterios, incluyendo la madre de la fe cristiana.

¿Cuánto hay de ficción y de realidad en sus libros?
Al final de todas mis obras lo cuento, siempre aclaro qué parte de la novela me he inventado y qué parte es real aportando las fuentes en las que me he basado. Podríamos decir que en las novelas que he publicado hay hasta el momento un 80% de hechos reales y un 20 % de libertad creativa.

En sus investigaciones ¿ha sentido alguna vez miedo de lo que ha descubierto?
Nunca, el miedo es sinónimo de ignorancia. Cuanto más sabes menos miedo tienes, así que cuando algo me ha dado algún resquemor más necesidad he tenido de estudiarlo más. El antídoto del miedo es el estudio.

¿Cuáles son los casos que le quedan pendientes?
Muchos. Hay varios personajes que me han atraído en estos últimos años, la mayoría relacionados con la alquimia y el camino de Santiago; entre ellos, Niclos Flamel, Fulcanelli, un autor de varios libros de misterio en los años veinte, y hasta el propio Isaac Newton, que era un apasionado de las ciencias ocultas.


Su popularidad como especialista en temas paranormales, ¿le ha ayudado en su carrera como escritor?
A veces me entorpece, pierdes la discreción cuando estás investigando, aunque también tiene su lado bueno, ya que recibes muchas ayudas de la gente.

¿Cómo compagina su trabajo en las revistas y sus colaboraciones en los medios con su faceta de escritor?
La verdad es que es muy fácil. A mí me gusta contar historias, las cuento en clave de novela o en clave periodística; son historias al fin y al cabo, no son actividades tan alejadas las unas de las otras. Distinto sería si tuviera que ser entrenador del Málaga y a la vez escritor de novelas de misterio, eso sí sería chocante. Pero estar en el mundo de la comunicación y en el mundo de la literatura es totalmente compatible; es más, yo diría que es casi una necesidad.

¿Cuales son sus proyectos?
A finales de este año publico un libro del cual no le puedo adelantar nada. Además, estoy trabajando en otra obra que se titulara Los viajes del alma, un trabajo sobre gente que ha vivido en todas las épocas de nuestra historia y que han tenido experiencias de salirse fuera del cuerpo extracorporales; son personajes que pertenecen a todos los ámbitos y estatus sociales, así que podemos encontrar desde Reyes y Papas a gente a pie de calle.

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres