Blogia
Voces del Misterio

OVNIs a la puerta de casa... en EL CORREO DEL MISTERIO

Platillo Volante

“La noche había caído sobre la reseca cornisa del Aljarafe, el cálida brisa corría entre las calles de aquel vetusto pueblo, los vecinos aprovechaban la bonanza de la noche para tomar el fresco, poco fresco, que se dejaba sentir sobre su piel. Las horas de tertulias, chismes y otras sorpresas hacían que las animadas conversaciones fueran subiendo de tono entre la algarabía de los que, a la puerta de la casa, se encontraban sentados. El abuelo contaba las andanzas de sus años mozos; la abuela le decía a la vecina que pensaba hacer roscos mientras no se ponían de acuerdo con la medida de anís que debían echarle. Papá y mamá de miraban tiernamente mientras se cubrían con la rosada toquilla de la tía…Y mí tía contaba como en la tele se habían puesto verdes dos que estuvieron casados y ahora no se ponen de acuerdo en los programas del corazón… Era la semblanza de una noche de hastío veraniego, con el canto de los grillos sirviendo de sinfonía cual “Yanni” con su orquesta griega en una melodía de nunca acabar…

Iban transcurriendo los minutos y el abuelo comenzó a contarnos como hace mucho tiempo, un día después de mi cumpleaños, un 30 de Octubre de 1938, un “Loco” genial llamado Orson Welles, desde un teatro llamado “Mercurio”, retransmitió una obra llamada “La Guerra de los Mundos”, por lo visto causó impacto en la época e incluso quisieron denunciar a la CBS por la alarma social que despertó… Aquel relato me parecía fascinante, nada más y nada menos que los marcianos atacándonos sin piedad desde remotos mundos habitados, castigando a la especie humana con sus rayos de calor sin que los poderosos norteamericanos pudieran hacer nada. Era tremendo. Y todo lo consiguió aquel señor llamado Welles que se inspiró en un libro H.G.Wells llamado de la misma forma “La Guerra de los Mundos”. Y mi abuelo comenzó a imitar aquel espectacular programa, colocó su mano en la nariz para que pareciera más radiofónico y comenzó a decir: “Señoras y señores, les presentamos el último boletín de Intercontinental Radio News. Desde Toronto, el profesor Morse de la Universidad de McGill informa que ha observado un total de tres explosiones del planeta Marte entre las 7:45P.M. y las 9:20 P.M”. Eran las mismas palabras con las que comenzó aquel programa. Escucharlo me dejó embelesado, más aún cuando nos contó que hubo oyentes que no escucharon el comienzo de aquel programa –en el que se advertía que todo era una ficción radiofónica- y creyeron que aquellos malvados marcianos bajaban del cielo para extinguirnos. ( Sigue leyendo pinchando aqui )

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres