Blogia
Voces del Misterio

La pesadilla del sueño americano: el Ku Kux Klan

Estados Unidos de Norteamérica, la grandiosa libertadora del mundo, la forjadora del sueño americano, tiene una auténtica pesadilla, anclada en el pasado, pero muy presente en la actualidad.
Esta pesadilla, en forma de organización, secta o como quieran llamarlo, se llama Ku Kux Klan.

Pero vayamos por partes, empecemos por el principio. El Ku Kux Klan fue fundado en 1865, después de la guerra de secesión, por antiguos combatientes del Ejército de los Estados Confederados de América, es decir, los sudistas.
Su nacimiento oficial fue el 24 de diciembre de 1865 y sus fundadores fueron seis soldados confederados de clase media y baja que residían en Pulaski, Tenessee, y su objetivo inicial era, simplemente, ser un grupo humorista demócrata que se dedicaba a realizar charadas y rituales con el único objetivo de humillar a sus víctimas.


Estaba concebido como un club social, donde acudían los jóvenes para encontrar diversión y entretenimiento.
El nombre fue elegido por adaptación de la palabra griega “Kuklos”, que significa círculo. A sus fundadores les gustó la fonética y el Capitán Kennedy le añadió la palabra clan por su ascendencia común escocesa. Separaron la palabra inicial en Ku Klos y terminaron eliminando la l, cambiando la o por la u y la s por la x, más fonética, también cambiaron la c de clan por la k, formando así el nombre por el que pasaría a la historia Ku Kux Klan.

Sus primeras actividades por las calles fueron las de vestirse con sábanas, fingiendo ser fantasmas, durante la noche, para asustar o “divertir” a los habitantes de Pulaski.


Las actividades empezaron a recrudecerse cuando se inició la Reconstrucción de los Estados Unidos. Los primeros objetivos intimidatorios fueron dirigidos a los esclavos recién liberados, los norteños que se trasladaban al sur para establecer allí su residencia, llamándolos con el término peyorativo de “Carpetbagger”, una palabra derivada de saco de alfombra (carpet bag) en referencia a una manera de hacer la maleta aprovechando una alfombra vieja para meter dentro el equipaje, y a los sureños que se aliaban con los otros dos grupos y se alineaban con el Partido Republicano. Para éstos últimos también existía un término peyorativo, los “Scalawag”, aunque no está del todo claro la procedencia del término. Hay quien asegura que proviene de la localidad de Scalloway, situada en las islas Shetland, famosa por la cría de una raza de pequeños caballos.

Muchos de los miembros sureños del Partido Demócrata empezaron a sentirse identificados con aquellas ideas y el klan empezó a extenderse por otros estados, con miembros importantes del partido que querían pertenecer a él. De una manera no formal, el klan repudiaba al Partido Republicano y sus miembros.
Pronto empezaron a sembrar el terror entre los miembros del partido rival sin importar su procedencia racial, hasta que dejó de ser un simple “juego” para empezar a convertirse en un auténtico reino de terror con asesinatos de toda clase, incluyendo un congresista de Arkansas, James M. Hinds, el de tres miembros de la Legislatura de Carolina del Sur y los de varios hombres que habían trabajado en convenciones constitucionalistas.


Otros grupos empezaron a nacer con inquietudes similares al klan y, su siguiente paso, fue empezar a irrumpir en las sesiones de las iglesias negras o entrar en sus casas para robarles las armas de fuego con el pretexto de desarmarlos.

En 1867, solo dos años después de su inicio, se celebró una asamblea de los distintos grupos, en Nashville, con el objeto de organizarse territorialmente y crear los mecanismos necesarios para ser miembro del klan. La propuesta de organización fue redactada por el veterano general brigadier sureño George Gordon y, aunque inicialmente parece ser que la propuesta no fue aceptada por todos los grupos, terminaría germinando en un grupo estructurado jerárquicamente y cohesionado interiormente.


Hay algunos autores que señalan que el primer líder de esta nueva organización sería otro veterano general confederado Nathan Bedford Forrest, aunque éste, en entrevistas posteriores, siempre lo negó.
Pronto el klan, debido al secretismo de su membresía empezó a convertirse en refugio de toda clase de maleantes y gente marginada, tanto social, como políticamente, que veían en él una forma de adquirir importancia. Incluso hubo gente que se vestía con las, ya clásicas, capuchas blancas de sus miembros, sin serlo, para cometer actos delictivos al amparo del klan.
Este incremento de actividades delictivas y también las políticas llevó al Presidente Ulises S. Grant a firmar el Acta de Derechos Civiles, también conocida como Acta Ku Kux Klan, en 1871, en la que se declaraba ilegal a la organización y sus actividades. En los dos años siguientes los miembros del klan fueron diezmados o encarcelados, llegando a su “teórica” extinción.
A esta primera etapa se la denomina, con frecuencia, la etapa del “Primer Ku Kux Klan”.


Los años siguientes, sin embargo, las relaciones raciales en los EE.UU. siguieron siendo conflictivas, con constantes disturbios y linchamientos. En 1873, por ejemplo, durante el Domingo de Pascua, tuvo lugar la “masacre de Colfax”, donde fueron asesinados 280 hombres negros, por resistirse a la violencia de algunos miembros del klan. También, en 1890, se registró el número más elevado de linchamientos por racismo que se hubiese registrado nunca en el país.
De esta forma se llega a 1912, un año crucial en el que se dan cita diversas circunstancias, por un lado la emisión de la película “El nacimiento de una nación” (The birth of a Nation), en la cual se mitifica y glorifica al “primer Ku Kux Klan”, por otro lado, un judío llamado Leo Frank, que estaba acusado de violar y asesinar a una joven, Mary Phagan, fue linchado en medio de un espectacular frenesí mediático, dando nacimiento a una nueva organización llamada “Los Caballeros de Mary Phagan”.


Esta nueva organización, de claro tinte antisemita, tendencias anticatólicas y totalmente contrarios a la inmigración, terminarían convirtiéndose en 1915, bajo la dirección de William Joseph Simmons, en el nuevo Ku Kux Klan.

Esta vez actuaron de forma distinta de sus inicios, como por ejemplo, hacerse del Partido Republicano. Pronto millones de ciudadanos de todo el país formaron parte de sus filas, alcanzando su cota más alta en la década de los años 20, cuando el 15% de la población del país era del klan, contando incluso con afiliados en Canadá.
La influencia política subió, llegando a gobernar algunos estados a través de sus miembros. La organización, a diferencia de la primera de marcado carácter sureño y sin ánimo de lucro, se había convertido en estatal y su membresía requería de cuotas, con lo que la entidad recaudaba grandes cantidades de dinero.


Nuevos símbolos, influenciados por la película, que nada tenían que ver con el primer klan, surgieron y se fueron extendiendo, hasta el nacimiento de una rama del klan llamada “La Legión Negra” que, a diferencia del resto, llevaba el uniforme negro, que se extendió por el medio oeste y se generalizó por el asesinato de comunistas.
Su influencia e impunidad volvía a campar por sus anchas, llegando incluso a asesinar soldados negros uniformados que regresaban a casa después de haber luchado en la Segunda Guerra Mundial.
El klan advertía a los negros que debían respetar los derechos de la superior raza blanca “que les permitía vivir en su país”.

Poco a poco, sin embargo, los líderes que iban sucediéndose en el klan se preocupaban más de su enriquecimiento y empoderamiento que los motivos que realmente perseguía la organización, llevándola a una notoria falta de liderazgo. Entre estos líderes se encontraba David Stephenson (entonces miembro del Partido Republicano), que en los años 30 fue juzgado y condenado por la violación y el asesinato de Madge Oberholtzer, tras un juicio que causó sensación a nivel nacional.
A partir de aquí el klan empezó a perder partidarios en todos los estados y, en 1939, el entonces líder, Hiram Evans, vendió la organización a un veterinario de Indiana llamado James Colescott y a un médico de Atlanta llamado Samuel Green, que no fueron capaces de frenar el éxodo que estaba sufriendo el klan.


A todo esto se le sumaron nuevos acontecimientos, por un lado, en 1943, se hizo público las simpatías que Colescott sentía por las organizaciones pronazis, la involucración del klan en los disturbios raciales de Detroit de ese año, y los esfuerzos del mismo por boicotear y sabotear la intervención norteamericana en la guerra.
El golpe definitivo vendría en 1944, cuando el gobierno reclamó a la organización unos atrasos fiscales que ascendían a más de medio millón de dólares, a los que no pudo hacer frente y Colescott se vio forzado a disolver el klan. De los 4 millones de miembros que tenía en 1920, en 1930 había descendido a 30.000, siendo solo unos pocos miles los que aún seguían en el “Segundo Ku Kux Klan” en el momento de su disolución.
Después de esta última disolución han sido varios los grupos que han utilizado todas o parte de sus siglas y, durante las décadas siguientes se sucedieron muchos actos criminales o delictivos, algunos de los cuales nunca pudieron ser probados.
Algunos ejemplos los encontramos en sucesos como el del caso de Harry T. Moore, director estatal de la NAACP, cuya casa voló por los aires, con él y su esposa dentro, en 1951. El FBI encontró diversos sospechosos, pero ninguno fue procesado.
En 1957 los miembros del klan obligaron a Willie Edwards Jr. a saltar desde un puente sobre el río Alabama.
En 1963, en Alabama, en la calle 16, saltaba por los aires una iglesia. Cuatro niños murieron en la explosión. Cuatro miembros del klan estaban, desde el principio, entre los principales sospechosos, sin embargo no serían procesados hasta muchos años después.
En 1964 tres trabajadores de los derechos civiles, Chaney, Goodman, y Schwerner serían asesinados. Hasta 41 años después, en 2005, no sería condenado por este crimen el miembro del klan Edgar Ray Killen.
Viola Liuzzo era una mujer sureña que vivía en Detroit. En 1965, ella y su esposo, fueron al sur para participar en una marcha por los derechos civiles. Mientras ella trasladaba a unos compañeros de la marcha fue asesinada por miembros del klan.
Después de muchos sucesos similares, en 1964 el FBI empezaría a infiltrarse entre las filas del klan para iniciar un proceso de desenmascaramiento, el cual se daría por concluido en 1982, cuando la organización federal informó que el Ku Kux Klan había sido totalmente desmantelado.

En pleno siglo XXI, sin embargo, no puede decirse que el KKK sea solo una leyenda, más bien al contrario, a pesar de que en el año 2000 se calculaba que solo unas 3.000 personas podían ser miembros o simpatizantes de pequeños grupos aislados, un informe del año 2005 calculaba que había unos 30.000 miembros del klan repartidos en 158 capítulos.
Actualmente hay diversas organizaciones repartidas por todos los estados que reivindican ser del klan, algunas de las más importantes son:

  • Iglesia de los Caballeros Estadounidenses del Ku Klux Klan (Church of the American Knights of the KKK, o “KKKK”)
  • Klans Imperiales de Estados Unidos (Imperial Klans of America)
  • Caballeros de la Kamelia Blanca (Knights of the White Kamelia)
  • Caballeros del Ku Klux Klan. Están encabezados por el Pastor Director Nacional, y tienen su sede en Zinc, Arkansas. Dicen que son la mayor organización del KKK actualmente, y se autodenominan “el Klan de la sexta era”.

Los objetivos actuales del klan se centran, básicamente, en la inmigración y los inmigrantes, principalmente hispanos, en su antisemitismo, en su anticatolicismo y, evidentemente, contra la raza negra.
En 2005, por ejemplo, ardía la casa de un hombre hispano que había sido acusado de violar a una niña blanca de nueve años, tras el incendio, miembros del klan, con su clásica indumentaria, repartían folletos por la zona y, en mayo de 2006, organizaron una marcha antiinmigrantes en Russellville, Alabama.
En 2007,
el periódico El País, sacaba a la luz un informe de la Liga Antidifamación (ADL en inglés), una organización judía fundada por la B’nai B’rith (Orden Independiente de los Hijos de la Alianza), en EE.UU., en el cual se informaba de un rápido incremento de los miembros y las actividades del klan ante el gran incremento de inmigración, en esta ocasión el principal objetivo de la organización serían los inmigrantes hispanos.
Según este informe, los nuevos grupos del klan adaptarían indumentarias y rituales de los grupos neonazis, participando incluso en actividades conjuntas en las denominadas “marchas por la unidad”, en contra de las comunidades de inmigrantes.


El informe también advierte de que el klan también se ha adaptado a los nuevos tiempos, teniendo en Internet un método importante de propagación y captación de miembros.
Si hacemos una búsqueda en Internet, con cualquiera de los buscadores que utilizamos habitualmente, no será difícil encontrar sitios que se identifican como miembros de la organización o del klan, hasta una emisora de radio digital, llamada KKK radio, dedicada a emitir propaganda antisemita y racista, dirigida por los “Caballeros del Imperio”.
Es evidente que la masiva llegada de inmigrantes, sobre todo latinos, en los últimos años, a los EE.UU., ha dado alas a una organización que parecía muerta, pero que, simplemente, estaba aletargada, esperando tiempos mejores, los cuales, al parecer, ya les han llegado.
 
http://www.ocultismoyconspiracion.com/2009/09/la-pesadilla-del-sueno-americano-el-ku-kux-klan.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres